62 Restaurante

Lo nuestro son los fogones

Cómo hacer galletas de mantequilla

Las galletas son un producto que gusta a todo el mundo, pero sobre todo si se trata de galletas caseras. En este artículo vamos a enseñaros cómo hacer unas deliciosas galletas de mantequilla, de una forma muy sencilla y que podréis hacer en muy poco tiempo.

Para hacer estas galletas necesitaremos estos ingredientes:

Cómo hacer galletas de mantequilla

Antes de comenzar la receta hay que tanto los huevos como la mantequilla no deben sacarse directamente del frigorífico, se recomienda que estén a temperatura ambiente, así que hay que sacar estos productos un buen rato antes de la elaboración de la receta.

Modo de elaboración de las galletas de mantequilla

En un bol grande echaremos la mantequilla unto al azúcar y lo mezclaremos todo, bien sea manualmente o con las varillas de la batidora para acabar antes, pero es importante que todos los ingredientes queden completamente mezclados y quede una masa cremosa.

Cuando lo hayamos incorporaremos los huevos, batiendo de nuevo con las varillas hasta conseguir una mezcla homogénea.

En otro recipiente tamizaremos la harina para poder trabajarla mejor. Este paso es muy importante dado que al trabajarla podrían formarse grumos.

Cuando esté completamente tamizada la iremos añadiendo poco a poco para que se vaya mezclando bien con el resto de ingredientes que tenemos en el otro bol e incorporaremos un toque de canela, con una o dos cucharaditas.

El resultado será una masa ligeramente pegajosa que tendremos que amasar con las manos y mucha paciencia durante unos minutos. Para que no se nos pegue la masa en las manos debemos enharinarlas ligeramente, lo que nos permitirá trabajar la masa con más comodidad.

Cuando acabemos haremos una bola con la masa y la pondremos sobre un papel de horno, la cubriremos con otro de estos papeles y estiraremos la masa utilizando un rollo de cocina. Una vez extendida la dejaremos reposar metiéndola en la nevera.

Precalentaremos el horno a 180 grados, con calor por arriba y por abajo. Sacaremos la masa de la nevera y la estiraremos un poco más con el rodillo, evitando dejar la masa demasiado gruesa porque de lo contrario quedarán duras por dentro. Con un grosor de medio centímetro será suficiente.

Quitaremos el papel de horno de la parte superior de las galletas y después, ayudándonos con un molde para galletas iremos cortando la masa y colocándola sobre la bandeja de horno donde vayamos a hacer las galletas.

Meteremos la bandeja durante unos 15 o 20 minutos en el horno y cuando estén doradas por el centro y un poco más oscuras por los bordes tenemos la señal de que ya están hechas. Hay que sacarlas y dejar que enfríen sobre una rejilla para que también la parte de abajo pueda respirar.

Ahora ya tendremos unas deliciosas galletas de mantequilla, para comer solas o acompañadas con leche, con mermelada, nata, chocolate o lo que queramos.

Notas

Si quieres más postres, echa un vistazo a estas recetas para hacer tarta de manzana casera.