62 Restaurante

Lo nuestro son los fogones

Alimentos que podemos comer incluso después de caducados

Tal como se revela en un estudio llevado a cabo por la Organización de Consumidores y Usuarios, en España se tira aproximadamente un tercio de los alimentos que se producen. Una de las principales causas son las fechas de caducidad, lo que hace que muchas personas piensen que ya no se pueden comer determinados productos.

Está claro que algunos como los huevos es mejor no tocarlos tras su fecha de caducidad, pero es importante recordar que la fecha de caducidad no quiere decir que tras el día del vencimiento el alimento esté malo sino que a partir de esa fecha comienza a perder propiedades.

Alimentos que podemos comer incluso después de caducados

Por ello vamos a compartir contigo algunos de los alimentos más comunes que podemos comer incluso cuando ha pasado su fecha de caducidad y no debemos tener miedo a que nos sienten mal.

Alimentos que pueden comerse tras su fecha de caducidad

La mermelada y la miel se conservan gracias en parte a la gran cantidad de azúcar con la que cuentan. Si por algún casual observamos que por algunas zonas de estos productos hay zonas cristalizadas, no hay que preocuparse. Se sabe que los productos basados en azúcar pueden durar décadas.

Un paquete de galletas, cuando lleva cierto tiempo abierto hace que éstas se reblandezcan y las galletas no tengan ese toque crujiente que tanto nos gusta desaparezca. Hay que decir que el reblandecimiento de las galletas se debe a la humedad del ambiente, pero no pasa nada si nos comemos las galletas blandas, lo único que notaremos es que la textura no es crujiente como recién sacadas del paquete.

Las patatas fritas de bolsa pierden ese toque crujiente cuando llevan cierto tiempo abiertas y no se cierra el paquete correctamente. Para conseguir que sepan como recién sacadas del paquete solo hay que meterlas unos segundos en el microondas, haz la prueba, seguro que no tendrás que acabar tirándolas.

El queso es otro de los productos que suelen durar mucho, incluso si aparece moho en los quesos como el manchego, emmental, cheddar, tetilla, parmesano, gouda, etc. Estos quesos tienen una larga duración, especialmente si están guardados más o menos de forma hermética en la nevera e incluso si se ha pasado de la fecha de caducidad.

Si al queso le aparece una capa de moho, no hay que tirar toda la cuña o pieza de queso, se puede cortar la zona donde está el moho y el resto comerlo sin tener que preocuparnos por si nos sentará mal o no.

El aceite de oliva es otro de los productos que estando caducado no supone riesgo alguno para nuestra salud. Se trata de un alimento que no es perecedero, lo que si sucede es que con el tiempo puede ir perdiendo parte de sus propiedades.

Por eso daca una de las empresas puede imprimir la fecha que considere oportuna, pero no por ello debemos tener miedo de consumirlo aun cuando haya pasado la fecha de caducidad, aunque antes de utilizarlo por ejemplo para aliñar una ensalada siempre debemos probar un poco para asegurarnos.